Cirugías Bariátricas

Cirugía para la obesidad

La cirugía bariátrica o de la Obesidad, es un tratamiento que se realiza hace más de 40 años en el mundo y generalmente se indica en pacientes que padecen obesidad severa o mórbida (IMC de 40 o mayor) , que a través de las dietas y/o tratamientos clásicos no han podido descender y/o mantener el peso perdido a largo plazo.
Las operaciones para la obesidad incluyen procedimientos que inducen la pérdida de peso mediante:

A) La reducción del tamaño del estómago con una menor capacidad de comer y pérdida de apetito (restricción);
B) la exclusión de segmentos de intestino delgado que llevan a producir disminución en la absorción (mal absorción);
C) mixtos, mediante ambos mecanismos simultáneamente.
Estos procedimientos están produciendo una pérdida de 50 a 90 % del exceso de peso corporal, que se mantiene por años (algunos estudios han seguido pacientes después de la cirugía por más de 22 años). Ésta pérdida de exceso de peso se asocia a una mejoría de calidad de vida general y una mejoría o curación de enfermedades asociadas a la obesidad (diabetes tipo II, hipertensión, disnea, etc.).

Indicaciones para la cirugía

Los candidatos para la cirugía bariátrica deben cumplir con los siguientes criterios:
• Índice de masa corporal (IMC) de 40 o mayor
• IMC entre 35 y 40 con enfermedades asociadas a la obesidad.
• Desde los 18 años.
• No sufrir ningún problema psicoemocional o médico que pudiera hacer innecesariamente alto riesgo de la cirugía.
• No debe ser adicto a drogas y/o alcohol, o estar dado de alta de un programa de tratamiento con al menos un año de abstinencia.
Adquirir un compromiso personal a seguir los protocolos nutricionales, de ejercicio, médico y de laboratorio indicados por el equipo médico. (Adhesión al tratamiento)

Limitaciones para la cirugía

• Índice de masa corporal (IMC) mayor a 65.
• Pacientes mayores de 65 años. (esta limitación no es absoluta ya que esta demostrado que la cirugia con imc mas alto es mas riesgosa)
• Comorbilidades serias: cardíacas, respiratorias, metabólicas, hormonales, etc.; que imposibilite la cirugía.

Alternativas Quirúrgicas

En éste momento, los procedimientos más comúnmente usados por nosotros, y que han demostrado ser efectivos en inducir y mantener la pérdida de peso son: Cirugía restrictiva y Cirugía Mixta. (Restrictiva y malabsortiva)
Las mismas se pueden realizar por vías de abordaje convencional o laparoscópico. Nosotros preferimos y sugerimos la cirugía laparascópica.

•Cirugías Gástricas Restrictivas

Son procedimientos que restringen la cantidad de ingesta de alimentos.

La Obesidad Mórbida es la forma más temible del exceso de peso, pues además de disminuir la expectativa de vida causa discapacidad, minusvalía y problemas de exclusión social.

GASTRECTOMÍA VERTICAL (MANGA)
(SLEVE GASTRECTOMY)

Es una técnica restrictiva pura; la cual consiste en la disminución del tamaño del estómago transformándolo en una manga o tubo, de allí su nombre (MANGA GÁSTRICA); por lo tanto es un procedimiento en el cual no hay disminución de la absorción. Es un procedimiento irreversible.

Esta indicado en pacientes con IMC cercano a 40 y mayor a 55, adolescentes, mujeres con intención de gestar, deportistas, pacientes de alto riesgo, mayores de 55 años, pacientes con medicación crónica.

Además a los pacientes súper obesos de alto riesgo, se le puede ofrecer ésta cirugía que tiene menos riesgos y una vez que bajan de peso, en caso de ser necesario se puede completar con un bypass.

Ofrece excelentes resultados, podemos esperar hasta un 65-70% de pérdida de exceso de peso (a los 3 años).

Se realiza por video laparoscopia.

En éste tipo de cirugía se trabaja en el esómago solamente, por lo cual es considerada más fisiológica que otras técnicas ya que no se altera el tránsito digestivo, tampoco se coloca ningún cuerpo extraño.

Es irreversible puesto que no se puede volver a colocar el estómago resecado.

•Cirugía Gástrica Restrictiva y Malabsortiva

La cirugía mixta es un procedimiento quirúrgico que restringe la capacidad gástrica y altera el proceso de digestión. De las variantes existentes de este tipo de cirugía CTOM propone el Bypass Gástrico en Y de Roux.

Bypass GÁSTRICO

El Bypass gástrico induce una pérdida mayor del 70% del exceso de peso y una perdida mayor al 40% del peso corporal total, que se mantiene a largo plazo.

El bypass gástrico se realiza por vía laparoscópica.

El bypass produce un cortocircuito entre un nuevo y pequeño estómago y un sector distal del intestino con lo cual se anula la función absortiva de aproximadamente 1,50 mt - 2 mts del tubo digestivo produciendo una disminución en la absorción (parcial) alimentaria, es también denominado bypass en Y de Roux caracterizado por tener un efecto restrictivo del 90 %.

Actualmente también esta demostrado tener una alta efectividad en el control de la diabetes tipo 2.

Su funcionamiento está basado en la capacidad gástrica disminuida (restricción gástrica) y una disminución en la absorción sobre grasas e hidratos de carbono. Provoca un descenso de peso de 70 % del excedido y mantiene el mismo a largo plazo entre un 65-70% (a más de 5 años).

Cirugía Metabólica

Además de ser la gran esperanza para los casos graves de obesidad, la cirugía bariátrica se considera cada vez más como una alternativa para los pacientes con obesidad moderada, e incluso sólo sobrepeso, pero con diabetes tipo 2 de difícil control. La cirugía metabolica, derivada de la cirugía bariatrica, se refiere al tratamiento de enfermedades metabolicas, entre ella la Diabetes Mellitus tipo 2, representando una nueva opción de tratamiento para esta enfermedad hasta hoy día considerada sólo de tratamiento médico.

El control del peso corporal es uno de los elementos claves del tratamiento de la diabetes tipo II: ya son varios los estudios que han mostrado que un descenso del peso corporal se traduce en una mejoría de los elevados niveles de glucosa en sangre que caracterizan a la diabetes tipo II, una enfermedad metabólica en la que las células del organismo se vuelven resistentes a los efectos de la insulina necesaria para transformar la glucosa proveniente de los alimentos en energía.

En este tipo de cirugía se ha reportado remisión de la diabetes en un 85% de los casos y mejoría en un 15%. Es ideal para pacientes que por algún motivo no pueden llevar de manera correcta su tratamiento o aquéllos de dificil control.

Indicaciones para la cirugía

Criterios para que un pacientes aplique para este tipo de cirugía, son: • Edad entre 25-60 años (esta limitación no es absoluta y será evaluada en cada caso particular).
• Índice de Masa Corporal entre 26 - 35 kg/m2.
• Diabetes mellitus tipo 2 con menos de 10 años de evolución.
• Tratamiento con hipoglicemiantes orales (pastillas) o si está siendo tratado con insulina, máximo 7 años utilizándola.

Cirugía Mínimamente invasiva

En la última década se han utilizado procedimientos laparoscópicos en diversas cirugías generales. Muchas personas creen equivocadamente, que estas técnicas son aun “experimentales”. De hecho, la lapascopia se ha vuelto la técnica predominante en algunas de las áreas de la cirugía y se ha empleado en el tratamiento quirúrgico para la perdida de peso desde hace muchos años.

En el procedimiento laparoscópico se inserta una pequeña cámara de video en el abdomen. El cirujano inspecciona el procedimiento en una pantalla. La mayoría de los cirujanos laparoscópicos creen que esto brinda un mejor grado de visualización y acceso a estructuras anatómicas criticas.

La cámara y los instrumentos quirúrgicos se insertan a través de pequeñas incisiones efectuadas en la pared abdominal. A este método se le considera menos invasivo, dado que obvia la necesidad de la gran incisión para abrir el abdomen. Un estudio reciente revela que los pacientes que se han sometido a cirugías laparoscópicas para perdida de peso experimentan menos dolor después de la cirugía, lo cual permite respirar mejor, facilita las funciones pulmonares y eleva los niveles de oxigeno en general. Otros de los beneficios que ofrece la laparoscopia han sido la menor cantidad de complicaciones de las heridas, como infecciones o hernias, y el regreso más rápido de los pacientes a los niveles de actividad que llevan antes de la operación.