Novedades

31-10-17

REHABILITACIÓN EN LA CIRUGÍA BARIATRICA

LIC. MONICA GODOY
Cuando se toma la decisión de someterse a una cirugía bariatrica
esta Afectará positivamente el Estilo de Vida durante los años venideros y para ello se deberá modificar el régimen de ejercicios y comida tanto antes como después de la cirugía.
A continuación se ofrece algunos aspectos que se debe tener en cuenta para la preparación para la cirugía :
Seguir rigurosamente las indicaciones de los profesionales
Informarse sobre los riesgos y beneficios potenciales del procedimiento quirúrgico.
Comprender el procedimiento y lo que se debe esperar posteriormente al mismo
Conversar con personas que se hayan sometido a la Cirugía para la obesidad entre otras recomendaciones…
Una de las disciplinas que ayuda una mayor preparación para la cirugía es la REHABILITACION que ofrece cuidados a través de un programa de entrenamiento físico y respiratorio individualizado.
También es importante conocer que la rehabilitación debe comenzar antes de la cirugía y debe retomarse tan pronto como sea posible, esto es debido a que posterior a la misma, el organismo se encuentra “famélico” y busca quemar energía y entonces puede comenzar a “comer” musculo en vez de grasa . Para evitar esto, es hacer Ejercicio lo antes posible para cambiar el metabolismo y comenzar a quemar grasa en vez de Musculo, además ayuda a bajar adaptación al ejercicio mas rápido de peso.
La REHABILITACION busca…
-una readaptación al ejercicio.
-Disminuir el riesgo cardiovascular
-Evitar complicaciones respiratorias
-Mejorar la densidad osea
-Mejorar el trofismo muscular.
-obtener mayor coordinación, equilibrio, flexibilidad.
-y un mejor control Postural
-entre otros…
BUENO AHORA… NOS DIRIGIMOS AL GIMNASIO!!!
RUTINA DE EJERCICIOS
Bajo impacto Articular, Fortalecimiento Muscular
-Calentamiento
-15 min.
-FCMAX (frecuencia cardiaca máxima) 65-80%
-Entrenamiento de Fuerza
-20 min de ejercicios de fortalecimiento
- Volumen y resistencia
Cardiovascular
- Ejercicio aeróbico
- FCMAX 70 85%
tiempo mínimo 15 min.
CINTA
BICICLETA
ESCALADOR
Flexibilidad
10 min.
Elongación
Control Postural
 
Ahora comienza un GRAN DESAFIO
HASTA PRONTO

 

23-10-17

COMER ATENTOS Y CONSCIENTES…

Lic. María Belén Hernando
Mindfulness es la acepción inglesa del concepto castellano de “atención plena”, “estar atento”, “conciencia plena”, o “presencia plena”, el cual implica que el sujeto se concentre en la tarea que está realizando en ese momento, sin que la mente divague sobre el futuro o el pasado, y sin sensación de apego o rechazo, provocando en éste energía, claridad de mente y alegría (Brown & Ryan 2003). La técnica de Mindfulness consiste en estar atento a varios aspectos de la propia mente. Es una forma concreta de atender a las experiencias del aquí y el ahora, y a la propia naturaleza de la mente desarrollando una forma especial de atención (Siegel, 2010).
El autor Kabat–Zinn (2003) ofrece una clara definición de dicha técnica, al especificar que ésta surge al atender intencionalmente a la experiencia propia, momento a momento, aceptándola y sin juzgarla.
Podemos decir que Mindfulness es una práctica que no es novedosa, proviene de la tradición budista y no es sinónimo de meditación sino una forma de ella.
Es importante saber que este tipo de atención, la tenemos todos, la mente se puede entrenar, autorregulando intencionalmente la atención momento a momento.
Existen en la actualidad varios enfoques psicoterapéuticos que usan el mindfulness como herramienta de trabajo dentro de sus programas. Aunque los objetivos iniciales en la investigación con Mindfulness fueron el dolor, el estrés y calidad de vida, las posibles aplicaciones clínicas se han ido incrementando y diversificando con el paso de los años. Kristeller creó en 1999 un programa denominado Entrenamiento de la Conciencia de la Alimentación basada en Mindfulness (MB-EAT), programa creado para tratar el trastorno por atracones y situaciones similares. El MB-EAT busca que el paciente cultive, a través de sesiones individuales y grupales, el mindfulness, la conciencia de comer, el balance emocional y la autoaceptación. La evidencia actual refiere que este programa disminuye el número de atracones, mejora el sentido de autocontrol y disminuye los síntomas depresivos.
La práctica de Mindfulness se ha aplicado también a la alimentación porque, además de elegir y comer alimentos nutritivos, es importante ser consciente de la forma en la que comemos, para favorecer una relación armónica con la comida y evitar las consecuencias de los excesos. Una de las claves de la alimentación consciente es la de conectarse con las señales internas de hambre, plenitud y satisfacción del cuerpo y decidir en base a ello cuándo empezar y cuando parar de comer. Este registro consciente nos ayuda a responder a las necesidades nutricionales reales de nuestro cuerpo. Otra de las claves de la alimentación consciente es la de aprender a diferenciar el hambre física del hambre emocional.
Cuando empezamos a practicar esta atención, aprendemos a preguntarnos y registrar si lo que sentimos es hambre o es alguna otra emoción que estamos confundiendo como miedo, aburrimiento, estrés, ansiedad, entre otras. Entendemos que la comida es una fuente de placer inmediato, y muchas veces sentimos que comer se vuelve una estrategia para calmar muchas de las emociones que aparecen en el día a día y generan malestar.
Al aplicar una Alimentación Consciente, aprenderemos a diferenciar los diferentes tipos de hambre y a la vez sabremos dar respuestas diferentes o alternativas a ese malestar que no sea comer.
Guía práctica para una alimentación consciente
● Cuando sientas el impulso de comer, párate un momento, observa tu respiración y dónde registras ese impulso. Intenta descifrar si es hambre o es otra cosa ( nervios, aburrimiento, estrés…)
● Si decides que es hambre, piensa realmente qué tienes ganas de comer y prepáralo con conciencia, poco a poco, observando sin juicio tus pensamientos en torno a ese alimento.
● Siéntate cómodamente y respira unas cuantas veces antes de empezar a comer.
● Mientras comas, utiliza todos tus sentidos. vista, olfato, gusto, tacto, para disfrutar al máximo de esa experiencia del comer.
● Observa los colores y formas del alimento que tienen frente de ti.
● Percibe los aromas
● Presta atención a tu actitud frente a la comida.
● Deja los cubiertos en la mesa entre bocado y bocado.
● Evita distracciones como la tele y la radio.
● Presta atención a las sensaciones que aparecen en el interior de tu boca, percibe las texturas y sabores. Mastica despacio, registra con atención la acción de tragar y el paso de la comida por la garganta. (pausa)
● Es bueno continuar así, con la atención en lo que haces, disfrutando y sabiendo que estás haciendo algo bueno por vos.
● Pon atención a las señales de saciedad que provengan de tu estómago para decidir cuándo parar de comer.
Esta práctica, no te llevará demasiado tiempo, pero es necesario dar constancia a la misma, para lograr el cambio de hábito.
Algunos Autores sobre este tema:
Kristeller J, Wolever R. Mindfulness based eating awareness training for treating binge eating disorder: The conceptual foundation. Eat Disor. 2011
Kristeller J, Wolever R, Sheets V. Mindfulness based eating awareness Training (MB-EAT) for Binge Eating: A randomized clinical trial. Mindfulness. 2012
Siegel D. Cerebro y mindfulness. Primera Edición. Barcelona: Espasa Libros; 2010.
Edgar R. Vásquez-Dextre . Revista de Neuro-Psiquiatría vol.79 no.1 Lima ene. 2016 - ARTÍCULO DE REVISIÓN: “Mindfulness: Conceptos generales, psicoterapia y aplicaciones clínicas”.

22-09-17

Como hacer pasta integral en casa...

 
La pasta integral es perfecta para todos aquellos que no tienen problema en comerlas moderadamente. pero aprovechando los beneficios que tiene esta versión mucho más ligera y con mas propiedades.
Lo importante es respetar la porción, acompañarlas con salsas livianas o vegetales y optar siempre por harinas integrales. Si bien no tienen muchas calorías menos, la versión integral te aportara otra clase de nutrientes, fibra y todo lo que realmente tiene el grano entero. Por eso, son pastas saludables. Comienza a dejar cada vez más de lado las harinas refinadas y aprende a preparar tus propios spaghettis integrales en casa!!!
Ingredientes:
· 300 gr de harina integral
· 150 gr de harina 0000
· 2 claras de huevo
· Sal
Preparación:
1- Colocar todos los ingredientes secos por un lado y los líquidos por el otro
2- Mezclar la harina integral y la 0000 en un recipiente. En otro colocar las claras, el agua y una pizca de sal
3- Comenzar a mezclar ambas preparaciones, amasando siempre con harina en caso de que sea necesario
4- Una vez que la masa este bien lisa, que no se pegue en tus manos, envolverla en papel film o dentro de una bolsa de plástico. Dejar reposar durante una hora aproximadamente.
5- Estirar la masa lo más fina posible con amasadora o palo de amasar, sin que se rompa, luego cortar los espaghettis del ancho deseado.
6- Cocinar la pasta en agua hirviendo con sal, hasta que estén a punto.
7- Colar y agregar la salsa a gusto.
¿Con que salsa acompaño los fideos integrales?
· Salsa Pesto
Una de las opciones perfectas para comer un plato de pastas. Compuesto principalmente por albahaca y ajo, puedes reducir la cantidad de nueces que se le agrega o suprimirlas. Soporta variantes como incluir rucula o tomates secos en su preparación.
· Salsa de Vegetales
Tambien puede ser una opción excelente para acompañar un plasto de pastas. Puedes mezclar zanahoria, berenjena, calabaza, pimientos, tomates, zapallitos y cualquier otro vegetal. Nutritiva y muy sabrosa.
· Salsa Bechamel
Un clásico que no podemos dejar de lado, funciona como crema para la pasta, por su consistencia.
· Salsa de Tomate
Las recetas integrales van muy bien con una salsa de tomates fresca, casera y liviana

15-09-17

PAUSA ACTIVA

Los invitamos a leer la nota y poner en practica estos ejercicios,
recomendados por el Dr. Fernando Ulloque.
CABEZA
•Hacia atrás y al frente
•Volteando a la derecha y a la izquierda
•Inclinándola de un hombro hacia el otro
•Haciendo círculos hacia la derecha y a la izquierda
HOMBROS
•Hacia arriba, subiendo y bajando
•Haciendo círculos hacia el frente y hacia atrás
BRAZOS
•Extenderlos a los lados y elevarlos hasta dar por arriba de la cabeza
•Extendidos por enfrente con las palmas hacia abajo, elevarlos simultáneamente por arriba de la cabeza y bajarlos a la posición inicial
TRONCO
•De pie o sentado con los brazos apoyados sobre los muslos, extender la espalda sacando el pecho
•De pie o sentado con las manos apoyadas en la nuca, flexionar el tronco suavemente al frente y hacia uno y otro lado
CADERA
•De pie, apoye las manos en la cintura y empuje la cadera hacia el frente y hacia atrás
•De pie, apoye las manos en la cintura y empuje la cadera de un lado a otro
•De pie, realizar movimientos circulares completos
PIERNAS
•Sentado apoye las manos sobre los muslos, suba y baje las piernas completamente extendidas al mismo tiempo, sin tocar el piso
•Parado con los pies juntos, bajar el tronco ligeramente, hasta realizar una media sentadilla
•Parado, elevar una pierna extendida y realizar movimientos circulares; alternar las piernas
Para ver los ejercicios recomendados los invitamos a ver la nota en nuestra Fanpage: https://www.facebook.com/CtomBariatricaCordoba/

15-08-17

OBESIDAD Y CANCER

Dra. Álvarez Clarisa, Clínica Medica – MP 33420/4
La Organización Mundial de la Salud define al sobrepeso y obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que es perjudicial para la salud. La obesidad es una enfermedad compleja y multifactorial, que se desarrolla por la interacción de factores genéticos y ambientales, entre otros. Sin embargo el incremento de la obesidad a nivel mundial en los últimos años demuestra que el factor etiológico primario, proviene de factores ambientales mas que genéticos.
Cada año mueren como mínimo, 2.8 millones de personas en el mundo a causa de sobrepeso y obesidad y su incidencia se ha duplicado entre 1980 y 2014.
Por otro lado, el cáncer también es una de las principales causas de muerte en el mundo. En Argentina es la segunda causa, siendo la primera las enfermedades cardiovasculares. Factores genéticos y hereditarios explican 5-10% de las causas conocidas de cáncer, mientras que factores ambientales y estilos de vida dan cuenta de más del 90% restante. La dieta, tabaco, consumo de alcohol, infecciones, obesidad y agentes contaminantes influyen en el desarrollo del cáncer, en mayor medida que nuestra carga genética y hereditaria. En sujetos no fumadores, la obesidad, dieta y sedentarismo son los principales factores de riesgo asociados a neoplasias.
La Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) y la World Cancer Research Fund (WCRF) sugieren que existe evidencia convincente de la relación entre obesidad y cáncer de:
Esófago y Estomago
Higado: mayor asociación en hombres.
Páncreas
Colon y recto
Mama en mujeres postmenopáusicas
Endometrio: 2 a 4 veces mas probable en mujeres obesas
Renal, y probablemente cáncer de vesícula y de piel
Los mecanismos biológicos que intervienen en esta asociación son muy complejos y aún se siguen estudiando. Por el momento se postulan teorías en las que se sugiere que tendría relación con alteraciones en la secreción de insulina y por liberación de sustancias que producen un estado inflamatorio generalizado y de estrés oxidativo crónico, propio de la obesidad, con impacto en distintos órganos.
Además de la relación en la incidencia de los distintos cánceres y obesidad, también es interesante tener en cuenta otros factores. Por ejemplo, los pacientes obesos se hacen menos controles para detectar estas enfermedades, en parte puede ser por temor o vergüenza al someterse a un examen físico, dificultades técnicas para realizar algunos estudios o equipamientos inadecuados para ser usados en pacientes obesos.
Por otro lado, la obesidad también influye en el manejo del paciente una vez diagnosticado el cáncer. El médico lo tendrá en cuenta por ejemplo al seleccionar una u otra técnica quirúrgica dada las limitaciones que genera la obesidad y la afección que esta produce también en otros órganos. Alguna investigaciones clínicas indican además que la obesidad puede empeorar aspectos relacionados con la supervivencia al cáncer, la calidad de vida, la recurrencia, evolución y pronostico. Los pacientes obesos tienen mayor incidencia de complicaciones como eventos trombo-embólicos, cicatrización lenta, tiempos operatorios y estadías hospitalarias prolongadas.
Mientras la asociación epidemiológica obesidad/cáncer es evidente y algunos estudios prospectivos sustentan una relación causa-efecto, sus bases biológicas no son totalmente comprendidas. Pero lo que si esta claro es que la reducción de peso, en no fumadores, es "el factor modificable" más importante sobre el riesgo de cáncer. Aun se continua estudiando cuánto peso es necesario perder para reducir este riesgo, qué latencia existe para el desarrollo del beneficio y cómo influye sobre el riesgo la recuperación de peso.
Entonces.. por qué no modificar aquellas conductas que tendrán impacto en los factores que sí podemos modificar?. La carga genética, nuestros antecedentes familiares y hereditarios están y no son modificables por nuestras conductas. Pero si podemos cambiar estilo de vida, plan alimentario, evitar consumo de sustancias tóxicas como alcohol y tabaco, realizar periódicamente actividad física, mantener un peso saludable, asistir regularmente a los chequeos clínicos y así colaborar de manera positiva a nuestro destino, siendo partícipes y promotores de una mejor calidad de vida.

02-08-17

Lactancia Materna como factor preventivo de la Obesidad.

Dr. Fernando Ulloque, Médico. Pediatra. Deportólogo
Del 1 al 7 de Agosto se celebra mundialmente la Semana de la Lactancia Materna. Por ello, desde CTOM no queremos dejar de recordarles que la lactancia no sólo es un derecho sino que es un factor preventivo por excelencia de la Obesidad Infantil.
La lactancia materna constituye el método óptimo de alimentación del lactante. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la misma sea exclusiva hasta los seis meses de edad, y acompañada de alimentos complementarios apropiados hasta los dos años de edad o más.
El pecho es alimento, amor, refugio, calor, protección inmunológica, consuelo y alivio del dolor, sin olvidar de la satisfacción emocional que supone para el bebé y la relevancia que tiene para su crecimiento y desarrollo.
Amamantar estrecha el vínculo afectivo madre-hijo/a y resulta un hecho biológico que suele estar sujeto a influencias sociales, económicas y culturales de cada época y país.
Con la irrupción en el mercado de leches artificiales, mal llamadas “maternizadas” y su publicidad se pasó del 90% a poco más del 20%, a la lactancia materna exclusiva en dichos grupos etarios .
La obesidad es una enfermedad crónica multifactorial caracterizada por un aumento de la masa grasa y, por lo tanto, del peso corporal, como consecuencia de un balance energético positivo mantenido en el tiempo que se asocia además a diversas enfermedades relacionadas denominadas en su conjunto Enfermedades Crónicas No transmisibles, que van desde enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo II, asma, tratornos endocrinológicos, hasta ciertos tipos de cáncer.
Existe una necesidad global de prevención de estas enfermedades crónicas desde la infancia por medio de una nutrición adecuada.
De origen multifactorial, la obesidad tiene orígenes en la Genética, Medioambiente, trastornos Neuroendocrino/ metabólicos y estilo de vida, por lo que su prevención requiere de una estrategia que se ponga en marcha precozmente.
Los resultados de diversos meta análisis apoyan firmemente una asociación dosis-dependiente entre una mayor duración de la lactancia materna y la disminución del riesgo de sobrepeso en la infancia y posiblemente en la edad adulta.
Los lactantes no amamantados presentan un incremento del 20% en riesgo de sobrepeso y un 25% en obesidad, respecto a los amamantados con una relación dosis respuesta.
La composición de la leche materna es muy importante, ya que además de ser especie especifica, es decir elaborada específicamente para los seres humanos y con una composición adecuada y adaptada a las necesidades que el lactante requiere, presenta además características que la hace irremplazable por las formulas lácteas, en cuanto a prevención de sobrepeso se refiere.
Los niveles de leptina, por ejemplo, de la leche materna protegen al lactante de la excesiva ganancia de peso. La leptina (hormona presente en la leche y la sangre) regula el consumo de comida y el metabolismo energético. Es un factor que podría explicar el riesgo de obesidad a largo plazo en los niños que han sido alimentados con lactancia artificial (que no contiene leptina) con respecto a los alimentados con lactancia materna exclusiva . Tiene un efecto anorexígeno, ya que activa señales de saciedad y disminuye la sensación de hambre. Los niños alimentados con lactancia materna presentan concentraciones más elevadas de leptina debido al paso de esta hormona a través de la leche materna
La leche de fórmula contiene mayor concentración de proteínas, de origen animal no humana, que la leche materna. La ingesta proteica es considerablemente superior en los lactantes que consumen leche de fórmula y en aquellos en los que hay una introducción precoz de la alimentación complementaria.
Las fórmulas artificiales presentan concentraciones más altas de insulina, factor que se asocia a un mayor depósito de tejido adiposo y contribuye a la ganancia de peso. Esto se debe a la mayor cantidad de proteínas en las fórmulas artificiales, más difíciles de digerir por cierto para el lactante.
En el curso normal de la lactancia materna, el contenido en grasas de la leche aumenta con la duración de la toma y satisface al lactante al cabo de 10-15 minutos. Los niños con una lactancia materna mixta hasta los seis meses son los que tienen mayor peso a los doce meses, y esta asociación es mayor en aquellos con una lactancia materna exclusiva más prolongada.
La obesidad infantil no conlleva ningún efecto beneficioso, predispone al niño a la inmovilidad, inactividad y evoluciona hacia la obesidad en adulto.
El lactante obeso además muestra un retraso en la curva del desarrollo, o, al menos, un retraso en la adquisición de las habilidades motoras básicas.
Por todo ello concluimos en que alimentar al recién nacido con leche materna exclusivamente está asociado a un menor riesgo de sufrir obesidad infantil. Esta asociación es mayor si el amamantamiento es más prolongado.
 

Páginas