Testimonios

Me ayudaron a darle una nueva vida a mi vida...

Hola, mi nombre es Carina A. Bianchi, tengo 44 años y he sido obesa desde mis 14 años. 
Probé distintos métodos para adelgazar, desde las más variadas dietas hasta las famosas anfetaminas de los años 80. Por supuesto que nada me ha dado resultado. 
Estaba desesperada y más aún cuando en el 2015 me subí a la balanza y pesaba 187 kilos. Me sentí mal conmigo mismo, pensando que estaba destruyendo mi cuerpo poco a poco sabiendo que no había marcha atrás y necesitaba MUCHA ayuda.

Una luz de esperanza se iluminó en mi vida cuando conocí el gran equipo interdisciplinario médico de CTOM. Digo "gran" porque la verdad me he sentido muy a gusto y me han ayudado en todo, paso a paso hasta llegar a mi baríatrica. 
Es verdad que pasé por miedos e incertidumbres, es verdad que me parecía que no lo lograría pero con esfuerzo y compromiso el 7 de diciembre de 2016 me hicieron el bypass gástrico con el que hoy día perdí mucho peso y gané mucha calidad de vida.

Porque no se trata de una cuestión estética, sino de "calidad de vida". Me ayudaron a cambiar mis hábitos alimenticios y a darle una nueva vida a mi vida. Me enseñaron a alimentarme correctamente, a equilibrar trabajo, gimnasia, familia y esparcimiento. Me ayudaron a ser selectiva con mi nueva alimentación y sobre todo a valorarme a mi misma.

¡Gracias Ctom por estos 100 kilos perdidos!! Eternamente agradecida por los logros.

 

Porque no se trata de una cuestión estética, sino de "calidad de vida"

#Testimonios

Hola, mi nombre es Carina A. Bianchi, tengo 44 años y he sido obesa desde mis 14 años. Probé distintos métodos de adelgazamientos, desde las más variadas dietas hasta las famosas anfetaminas de los años 80. Por supuesto que nada me ha dado resultado. Estaba desesperada y más aún cuando en el 2015 me subí a la balanza y pesaba 187 kilos. Me sentí mal conmigo mismo, pensando que estaba destruyendo mi cuerpo poco a poco sabiendo que no había marcha atrás y necesitaba MUCHA ayuda. Una luz de esperanza se iluminó en mi vida cuando conocí el gran equipo interdisciplinario médico del CTOM. Digo "gran" porque la verdad me he sentido muy a gusto y me han ayudado en todo, paso a paso hasta llegar a mi baríatrica. Es verdad que pasé por miedos e incertidumbres, es verdad que me parecía que no lo lograría pero con esfuerzo y compromiso el 7 de diciembre de 2016 me hicieron el bypass gástrico con el que hoy día perdí mucho peso y gané mucha calidad de vida. Porque no se trata de una cuestión estética, sino de "calidad de vida". Me ayudaron a cambiar mis hábitos alimenticios y a darle una nueva vida a mi vida. Me enseñaron a alimentarme correctamente, a equilibrar trabajo, gimnasia, familia y esparcimiento. Me ayudaron a ser selectiva con mi nueva alimentación y sobre todo a valorarme a mi misma. Gracias Ctom por estos 100 kilos perdidos!! Eternamente agradecida por los logros.

 

Cada día se trata de aprender a vivir mejor y llevarte bien con lo que de verdad te hace bien.

Hola soy Manuel Bechis, tengo 22 años y hoy puedo decir que me siento feliz y que también puedo sentir que tengo una nueva vida.
Todo comenzó en el 2015, cuando pensé en cambiar o pensar en el día de mañana, en mí salud, y porque no físicamente también. Fue ahí entonces que comencé el tratamiento, el que me llevo dos años. Dos años de muchos miedos, incertidumbres, estudios médicos, compromisos, donde de verdad se pasa por todo, pero que realmente vale la pena. Y vale decir que todo lo que se aprende, que se vive y comparte es realmente bueno y es gracias a Ctom, al grupo en general, a todos su profesionales.
El 11 de enero 2017, fue el día de mí cirugía, -manga gástrica-. Con 21 años, casi 130kg en ese momento lo único que pensaba si esto me iba a hacer bien, si funcionaria, y con millones de dudas juntas.
El tiempo comenzó a pasar y los cambios empezaron a aparecer. Comencé a sentirme bien y más allá de los cuidados necesarios que se debe tener, fue una cuestión de elección, de cambiar y de estar mejor por mí. Cuando inmediatamente pude hacer actividad física, lo comencé a hacer, también abandonar esas rutinas y esos malos hábitos. Gran parte de esto fue por lo que aprendí durante el tratamiento y lo que hoy aprendo cada día, más y más. Doy gracias y me pongo feliz, feliz por mí, por mí familia (apoyo incondicional) que gracias a ellos no hubiera sido nada igual.
Cada día se trata de aprender a vivir mejor y llevarte bien con lo que de verdad te hace bien.

 

Páginas